Saltar al contenido

Charango boliviano

¿Qué es un charango?

El charango es un instrumento de cuerda de la familia del laúd. Son similares en apariencia a un ukelele con un cuerpo pequeño y un cuello más grande. Aunque los charangos pueden tener de 4 a 15 cuerdas, el estilo más común tiene 10 cuerdas en 5 pares o rangos. El número de trastes a lo largo del cuello del charango puede variar entre 5 y 18.

Historia del charango

Hoy en día, los cuerpos de la mayoría de los charangos están hechos de madera, pero originalmente, los indígenas de Bolivia y Perú usaban caparazones de armadillo (quirquincho) para hacer la caja de resonancia de estos instrumentos.

Una leyenda boliviana cuenta la historia de un pobre quirquincho que quería más que nada hacer música hermosa. Durante horas, se sentaba junto al estanque y escuchaba los cantos de las criaturas que le rodeaban. Escuchaba las voces de las ranas, los grillos y un canario de color amarillo brillante. Deseaba desesperadamente cantar como ellos, pero si hubiera entendido las canciones de los animales, habría sabido que se reían de su tonto sueño.



Finalmente, el armadillo llegó a la casa de un brujo que se apiadó de él. El brujo dijo que podía hacer cantar al animalito, pero sólo a costa de su caparazón. El quirquincho dio su vida con gusto para ser parte de una canción, y cuando los otros animales escucharon la música, estuvieron de acuerdo en que el armadillo tenía la mejor voz de todos. A menudo se dice que un armadillo debe ir a la escuela durante cinco años antes de poder aspirar a convertirse en un charango.

En realidad, los charangos fueron construidos por los indígenas de Perú y Bolivia que quedaron impresionados por las vihuelas parecidas a la guitarra que trajeron a su tierra los conquistadores desde España. Estos nativos carecían de herramientas que pudieran moldear la madera con la forma del cuerpo de una guitarra, pero el caparazón del quirquincho ya era un resonador perfecto.

¿Cómo se toca el charango?

Tradicionalmente, los charanguistas han tocado tanto en solitario como en grupos acompañados con quenas, guitarras y canto. Las melodías ejecutadas a un ritmo rápido, apoyadas por acordes de estrecha armonía, dan al instrumento un sonido vivo, como el de un arpa. Los charangueros también suelen tocar con el dedo índice lo que se conoce como trémolo, es una característica peculiar en la ejecución del charango.

Los guitarristas que buscan una forma de expandirse o que desean explorar nuevos terrenos dentro la música del mundo, pueden considerar el aprender a tocar charango. Este instrumento compacto acompaña bien, tiene un sonido único lo que justifica su creciente popularidad.

Afinando un Charango

Los charangos están afinados en un patrón de reentrada. Esto significa que, a diferencia de una guitarra, sus cuerdas no van del tono más bajo al más alto cuando se tocan en secuencia.

Los charanguistas emplean varias afinaciones, pero la más popular (empezando por el par de cuerdas más cercano a la cabeza del músico que toca) es Sol, Do, Mi, La, Mi. Estas notas están todas en una octava. El par de cuerdas de Mi en el medio es el tono más bajo, luego en orden ascendente, las Sol, As, Do, y finalmente las Mi en el extremo.



Tanto los guitarristas como los ukelistas apreciarán la afinación del charango. Los pares de cuerdas de Sol, Do, Mi y La son iguales a los del ukelele soprano. Los intervalos también coinciden con las cuerdas Re, Sol, Si y Mi de la guitarra y del ukelele barítono. Esto significa que los patrones de acordes se transportarán fácilmente de un instrumento al otro.

Marcas de charangos bolivianos

Bolivia cuenta con destacados luthiers o fabricantes de este instrumento que producen charangos profesionales de alta calidad de exportación.

Entre las marcas de charangos más importantes están:

  • Instrumentos Gamboa, con sede en Cochabamba y cuyo fundador y principal constructor es Don René Gamboa.
  • Instrumentos musicales Achá, del maestro Juan Achá Campos y con sede en la ciudad de La Paz.