Saltar al contenido

Luciel Izumi Espinoza Nuñez – Charanguista boliviana


Si eres amante de la música andina, seguramente has escuchado hablar de Luciel Izumi, una talentosa charanguista boliviana que ha logrado cautivar al mundo con su habilidad en este instrumento tradicional. En este artículo, te invitamos a conocer más sobre su vida y trayectoria artística, para que puedas descubrir por qué Luciel Izumi es considerada una de las mejores charanguistas de Bolivia y del mundo.

¿Quién es Luciel Izumi?

Hola, me llamo Luciel Izumi Espinoza Nuñez y soy una charanguista boliviana, nací en La Paz Bolivia el 23 de julio de 1994, pero ahora radico en Cochabamba. Actualmente tengo 28 años de edad.

Desde que tengo uso de razón mis padres estuvieron ligados a la música. Soy hija del maestro del charango y ex integrante de Savia Andina Donato Espinoza. Mi madre es Lilian Apolina Núñez Velásquez.

Mi mamá es representante de músicos; entonces en esa época cuando yo tenía 12 – 13 ella representaba a un charanguista, a William Ernesto Centellas. Entonces nosotros íbamos a todos los conciertos que daba este maestro, veía todos los conciertos de charanguistas increíbles, también al maestro Centellas, y no veía una mujer y yo decía porque no tocan las señoras o las chicas y eso me motivó a aprender y practicar este instrumento para formar parte del reducido círculo de mujeres charanguistas.

Soy autodidacta, estudié el instrumento por mi cuenta desde los 13 años. En aquel tiempo me la pasaba escuchando mucha música folclórica y por supuesto escuchaba la música que hacía mi padre.

Como muchos artistas, comencé tocando en festivales intercolegiales (2006), años después me integré como solista a la Orquesta Filarmónica del Colegio Santa Ana.

En la actualidad, aparte de mi profesión de ingeniero comercial, soy profesora de charango y doy clases particulares. «Enseño y sigo aprendiendo de maestros de jazz».?

Lee también:  Luciel Izumi - Salomón Zannier | Dulcemente

Discografía

Emociones (2012)

Plasma en este material covers de canciones de autores reconocidos a nivel internacional, además de poner su sello con sus composiciones:

  • Alfonsina y el mar (Ariel Ramírez)
  • Dulcemente (Carpenters)
  • My way (Jacques Revaux)
  • Gloria (Umberto Tozzi)
  • Vertiente de luz (Luciel Izumi Espinoza Núñez)
  • Emociones (Luciel Izumi Espinoza Núñez)

Un mismo suspirar (2016)

Composición de Luciel Izumi que la grabó con la participación de destacados músicos bolivianos.

Porque el charango es como una persona que canta, es un instrumento de cuerda melódico; entonces te canta las canciones y te canta a la intención de la canción, y en lo personal como ya les comenté yo no tengo la capacidad de cantar, entonces he encontrado el charango como un medio para poder hacerlo, es como un conducto un canal para poder transmitir lo que realmente siento de otra forma, con otros tipos de notas, con otros tipos de acentos, con otras intenciones.

Cada persona tiene su técnica pero yo me siento muy cómoda tocando y eso es lo más importante que una persona se sienta cómoda porque hay ciertos charanguistas que tienen incomodidades al agarrar y se ven incómodos como que están sufriendo al tocar, pero yo encuentro mi técnica más comoda, no sé si será buena pero la siento la más relajada.

Te invito a que conozcas más de este portal del charango boliviano y a que veas mis videos, búscame como charanguista Luciel Izumi y comparte en tus redes sociales.