Inicio » Charanguistas » Museo de Instrumentos Musicales de Bolivia | Ernesto Cavour

Museo de Instrumentos Musicales de Bolivia | Ernesto Cavour

VIDEO: Museo de Instrumentos Musicales de Bolivia de Ernesto Cavour
Anuncios

La casa del charango

Recorriendo las calles de la ciudad de La Paz un equipo de TVCAN llegó al Museo de Instrumentos Musicales de Bolivia, la casa de la cultura musical de Bolivia, un lugar increíble donde encontramos artículos tan antiguos como modernos.

La música es una de las representaciones culturales más importantes de la subregión andina.  El Museo de Instrumentos Musicales de Bolivia, o más conocido como la Casa del Charango, es un lugar muy importante ubicado en la ciudad de La Paz. Aquí encontramos instrumentos musicales desde la época prehispánica hasta la actualidad.

Bolivia desde la época precolombina siempre ha tenido presente los instrumentos musicales, utilizando diferentes materiales para crearlos, como piedra, barro, caña, frutos, caparazones y cueros de animales, moluscos, huesos, etcétera.

Algo que me llama la atención fue encontrar un chullperío o tumba dónde encontramos objetos mortuorios de cotidiano vivir, además de instrumentos musicales.

Siguiendo con la visita escuchamos una melodía que venía de un instrumento peculiar y particular: El charango. El charanguista que hacía magia con las cuerdas y dedos era nada menos que el maestro Ernesto Cavour, un reconocido músico y compositor boliviano quien ha hecho de la música y de los instrumentos musicales, toda una experiencia de vida.

El maestro Cavour nos hizo un recorrido por las instalaciones del museo y nos mostró la gran variedad de instrumentos que ha adquirido con el tiempo. En la actualidad cuenta con más de 10.000 instrumentos, desde los prcolombinos, republicanos y contemporáneos, hasta una gran variedad de instrumentos musicales análogos traídos de muchas partes del mundo.

Este es un lugar que todo músico en el mundo debe visitar cuando está en la ciudad de La Paz. Durante su recorrido se podrá disfrutar y apreciar el trabajo de 45 años del maestro Cavour, una colección que no se le puede poner un precio monetario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.